Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

Las calorías no lo son todo

Las calorías no lo son todo

Si eres de contar las calorías, también debes asegurarte de la calidad del alimento que consumes

Uno de los temas más controversiales en el ámbito de la nutrición es la importancia de contabilizar las calorías, con dos bandos opuestos: los que creen que el balance calórico lo es todo –o sea, si comemos más de lo que gastamos aumentamos de peso, y viceversa–, y los que piensan que contar las calorías no sirve de nada, ya que lo que realmente importa es la procedencia.

Mi opinión se sitúa en un punto intermedio. La cantidad de calorías que consumimos en nuestro día a día siempre cuenta: si queremos controlar nuestro peso, todo parte del balance calórico. Pero no acaba aquí, ya que no todas las calorías tienen el mismo efecto en nuestro organismo. Consumir 100 calorías provenientes de donas no producirá los mismos efectos hormonales que consumir 100 calorías de pescado.

Para que quede más claro, lo ejemplificaré a través de la comparación de dos tipos de desayuno, con un aporte similar de calorías (300 kcal aproximadamente):

Desayuno 1: 1 taza de café con 2 cucharadas de azúcar y ½ bolillo con 1 cucharadita de mantequilla y una de mermelada

El alto contenido de carbohidratos de rápida absorción y azúcar producirán un pick de glucosa en sangre (glicemia), por lo que el páncreas liberará una gran cantidad de insulina para transportar la glucosa al hígado y músculos, provocando una disminución brusca de la glucosa en sangre, lo que ocasiona que al poco rato de haber desayunado sientas hambre nuevamente.

Desayuno 2: 1 taza de té verde con 5 gotitas de stevia y 1 rebanada de pan de centeno con 1 ½ cucharada de aguacate + 1 clara de huevo cocida

En este caso, el aporte balanceado de hidratos de carbono complejos del pan de centeno, más las proteínas provenientes de la clara de huevo, hacen que la absorción sea mucho más lenta, por lo que la glucosa en sangre no aumenta bruscamente y la liberación de insulina es mucho menor, lo que no nos produce sensación de hambre rápidamente (además, las proteínas nos mantienen satisfechos por más tiempo).

Ambos desayunos aportan las mismas calorías. Sin embargo, la composición de cada uno hace que la respuesta hormonal sea diferente. Además, el aporte de nutrientes es mucho mayor y de mejor calidad en el segundo que en el primero; fibra, proteínas (que favorecen la saciedad), ácidos grasos monoinsaturados (reducen el colesterol), mayor cantidad de antioxidantes, vitaminas y minerales.

Los alimentos aportan mucho más que sólo calorías y es por esto que al momento de elegir qué comer para mantener una alimentación balanceada y además lograr un peso saludable, debemos fijarnos en el aporte de macronutrientes (proteínas, grasas e hidratos de carbono), micronutrientes (vitaminas y minerales) y otros como antioxidantes o fibra, más allá de sólo contabilizar las calorías que consumimos.

Los textos, informaciones y opiniones publicados en este espacio son de total responsabilidad del autor. Por ende, no corresponden, necesariamente, al punto de vista de Activo.news

Sobre el autor

Belén Canessa

Nutricionista egresada con distinción de la Universidad del Desarrollo, antropometrista ISAK nivel I, interesada en la nutrición funcional y deportiva. Seleccionada chilena de balonmano ... VEA MÁS

¡Compartir por correo electrónico!