Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

¿Qué es el calentamiento dinámico?

Aclimatar el cuerpo para realizar actividad física requiere de una entrada en calor. Entre las diferentes formas de hacerlo, hay un método que se llama calentamiento dinámico.

Sea cual sea la disciplina que practiques, el calentamiento previo al ejercicio físico es un punto crítico para lograr un entrenamiento seguro y exitoso. Pero cuidado con los preconceptos: una buena entrada en calor no necesariamente debe ser complicada o demasiado larga.

No obstante, es necesaria para que el cuerpo se prepare y aumente la temperatura para lo que se viene: el ejercicio intenso.

El calentamiento también ayuda a que la sangre empiece a fluir con más rapidez y tu corazón vaya aumentando el ritmo cardíaco. Por otro lado, también es importante la “vuelta a la calma” o “enfriamiento”, que se realiza luego del entrenamiento y tiene como función ayudar a recuperar el cuerpo después del ejercicio.

El calentamiento dinámico se basa en prácticas específicas que reemplazan el tradicional trote suave de 10 minutos. Son ejercicios que ponen foco en el movimiento articular de las distintas partes del cuerpo.

 

Ver más

10 pasos para quemar grasa abdominal

Tabata para corredores: quema grasas y aumenta tu potencia

Entrenar frente al espejo: ¿mejora o empeora nuestro desempeño?

 

Ejercicios comunes del calentamiento dinámico

Estos ejercicios son algunos ejemplos para que entiendas de qué trata este tipo de entrenamiento. Ten en cuenta que para realizarlos de manera segura deben ser enseñados por un profesional.

  1. Rodillas al pecho. Salta llevando tus rodillas al punto más alto que puedas. Las rodillas deben mantenerse cercanas al cuerpo. Para ayudarte, puedes poner tus manos a la altura de la cadera y tocar la rodilla con la palma de las manos..
  2. Talones atrás. Lleva los talones hacia los glúteos. Hazlo durante 20 segundos..
  3. Pasos largos flexionando la cadera. Da un paso muy largo hacia adelante flexionando la rodilla a 90°, de tal manera que la rodilla de atrás se acerque al suelo. Realiza 10 veces con cada pierna..
  4. Giro de cadera. Para calentar la zona pélvica debes pararte manteniendo los pies al ancho de tu hombros. Luego, pon las manos en tus caderas y realiza movimientos circulares lentos moviendo sólo la cintura. Las rodillas deben estar ligeramente flexionadas.

 

Estos ejercicios te ayudarán a rendir mejor durante tus sesiones y a evitar lesiones dolorosas e innecesarias. Por eso, toma como hábito realizar rutinas de calentamiento previo siempre antes de tus entrenamientos y carreras. ¡Dedícale unos 10 minutos de tu tiempo a este tipo de rutina y notarás los resultados!

¡Compartir por correo electrónico!