Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

Cinta anti gravedad para prevenir lesiones

Desarrollada por la NASA, la cinta anti gravedad permite al atleta a ejecutar la reducción de un 80% de su peso corporal

La idea de correr como si estuviera en la luna, en un primer momento, parece ser una broma. Pero gracias a las cintas de correr anti gravedad muchos atletas han sido capaces de recuperarse de las lesiones en un plazo más corto de lo esperado. Con la capacidad de reducir el peso corporal hasta un 80%, el aparato permite a los deportistas que sigan entrenando los miembros inferiores del cuerpo sin sobrecargar las articulaciones y los músculos perjudicados.

El aparato funciona de esta manera: en un primer momento, la persona tiene que vestir un pantalón corto de goma, que se encuentra atrapado en una especie de cubierta inflable que rodea la cinta de correr. Después de un mando operativo, esta estructura se infla, y luego, el atleta controla la velocidad que se ejecutará y en cuánto quiere reducir su peso corporal (es posible desde un 20% a un 80% de su peso). Una persona de 100 kg, por ejemplo, puede correr un maratón completo casi sin ningún esfuerzo, como si sólo pesase 20 kg.

Desarrollado por la NASA, el aparato fue diseñado para el entrenamiento de los astronautas, pero pronto llegó a ser usado también para la rehabilitación de los jugadores de la NBA (la liga profesional de baloncesto de Estados Unidos), por ejemplo. Su muy alto costo (alrededor de US$ 80 mil) hizo con que en su uso estuviera restricto a estos dos públicos hasta que la empresa propietaria de la tecnología, AlterG, puso en marcha hace unos años un modelo más simple y “accesible” (alrededor de US$ 20 mil).

Aunque el valor siga siendo alto, la reducción de costos permitió a muchos centros de rehabilitación física y gimnasios de lujo de todo el mundo adquiriesen el producto y empezasen a “rentar” esta cinta por hora para los atletas aficionados lesionados y personas con obesidad mórbida.

¡Compartir por correo electrónico!