Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

Adelgaza comiendo

¿Eres de las personas que hace mucho ejercicio, pasa horas en el gimnasio, los fines de semana va a correr o a alguna clase de kick boxing, y pese a todo, no logra bajar de peso de la manera que quiera? Seguramente es porque estás cuidando tu aspecto físico, pero no tu alimentación, o das por hecho que por haberte matado tres horas en la caminadora, quemarás todas las calorías de la torta de milanesa que cenas después de ejercitarte.

Si este es tu caso y te encanta comer, te tenemos buenas noticias: una lista de alimentos que debes incluir en tu dieta diaria y que te ayudarán a bajar de peso:

Té verde

Es bien sabido que el té verde sirve como un desintoxicante natural del cuerpo, además de que puede sustituir al café por el contenido de teína que posee. Tiene también la ventaja de que te ayuda a aumentar la resistencia en las actividades físicas que realices. Tomando esta deliciosa infusión podrás ayudar a tu cuerpo a quemar el doble de calorías de lo que normalmente quema. A diferencia del café, esta infusión puedes beberla hasta cinco veces al día (cinco tazas).

Canela

Esta especia tiene muchos beneficios para nuestro cuerpo. El más importante, tanto para personas sanas como para diabéticos, es que nos ayuda a mantener los picos de azúcar en la sangre después de haber comido y previene la baja posterior que nos deja esa sensación de cansancio y algunas veces dolor de cabeza. Cuando estos picos de azúcar (insulina) se presentan en nuestro cuerpo, nos provoca tener esa sensación de hambre todo el tiempo aún cuando ya estamos satisfechos. Estudios y médicos recomiendan añadir una piza de canela al café, al cereal o a tu desayuno; con esto puedes reducir los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos.

Chocolate negro

Sí, leíste bien, chocolate, pero no olvides que tiene que ser negro. Estudios han demostrado que mientras más oscuro sea el chocolate, más benéfico para la salud. Cuando elijas un chocolate, verifica que contenga al menos 65% de cacao: mientras más concentrado el cacao, menos azúcar tiene el chocolate. Esta delicia contiene antioxidantes y es rico en flavonoides, lo cual hace que tenga una gran acción antioxidante en tu cuerpo. Además aumenta el colesterol bueno, ya que la manteca de cacao contiene ácido oleico, una grasa monoinsaturada que ayuda a aumentar el HDL o colesterol bueno. Te ayuda a prevenir el cáncer debido a los flavonoides que contiene (antioxidantes), como la epicatequia y la quercetina, que son los responsables de estas propiedades anticancerígenas. Por si fuera poco, mejora nuestro estado de ánimo.

Frutos secos

Estos frutos contienen las cantidades equilibradas de proteína, fibra y grasa saludable. A pesar de su alto contenido en grasa, no engordan. Deben consumirse en cantidades medianas y solamente una vez al día; puede ser antes de ir a entrenar o como postre después de comer.

Verduras de hoja verde

Estas verduras son bajas en calorías y están llenas de fibra. Además son súper nutritivas y contienen todo tipo de vitaminas, minerales, antioxidantes y calcio. Este tipo de verduras son excelentes para aumentar el volumen de tus comidas, dándote una sensación de saciedad sin incrementar las calorías.

Quinoa

Este cereal es súper recomendado por los nutriólogos, ya que tiene el poder de hacerte sentir satisfecho por mucho más tiempo. Tiene un alto contenido proteico y es conveniente consumirlo cuando se tiene una alta actividad física de resistencia, por su alto contenido en carbohidratos. Si tienes que entrenar una distancia larga, o estarás activo durante mucho tiempo, desayuna un buen plato de quinoa y notarás que tu resistencia es mejor y tu rendimiento también. Gracias a esa sensación de saciedad comenzarás a entrenar tu cuerpo a comer un poco menos, pero mejor.

Semillas de chía

Esta semilla no es más que pura fibra. Te ayuda a disminuir el apetito y por ello, te ayuda a bajar de peso, pues controlarás esos “atracones” cuando estás ansioso o simplemente cuando sientes demasiada hambre. Pónsela a tu agua todos los días y verás la diferencia.

Si incluyes algunos o todos los alimentos que mencionamos en esta nota, es muy probable que (aunado al ejercicio) comiences a ver cambios en tu cuerpo, en tus hábitos y, sobre todo, en tu peso.

Ejercítate y ¡a comer sin preocuparte por el peso!

¡Compartir por correo electrónico!