Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

Incluir el chocolate en tu dieta está permitido (con condiciones)

Para todos aquellos amantes del chocolate, les tenemos muy buenas noticias (sobre todo quienes practicamos deporte): no tenemos que sacarlo de nuesta dieta. La condición es sencilla: hagamos decisiones inteligentes al momento de elegir qué tipo de chocolate comer.

Según la nutrióloga Mariana Camarena, es preferible incluir el chocolate oscuro (o amargo) ya que contiene menor cantidad de grasa y azúcar, además de un alto porcentaje de cacao. Éste contiene flavonoides y antioxidantes beneficiosos para la salud.

Este tipo de chocolate estimula la actividad cerebral y nos ayuda a combatir el envejecimiento, ya que mantiene a nuestras células jóvenes.

Además, la combinación de azúcar y magnesio nos proporciona energía. Los flavonoides nos ayudan a estar mucho más alerta y favorece el aprendizaje, aumentando el flujo de sangre en todo nuestro cuerpo, incluido el cerebro.

El chocolate, contra la depresión

Otro de los beneficios –tal vez el más famoso– es que combate la depresión. “Este pequeño gusto es la mejor manera de tener una respuesta emocional positiva entre la mente y el cuerpo”, comenta Mariana.

“Comer una onza de chocolate al día es, de hecho, benéfico para bajar de peso. Así se reduce la ansiedad y el estrés, responsables de producir el cortisol, la hormona que en altos niveles es responsable de la acumulación de grasa abdominal y visceral”.

La acumulación de este tipo de grasas nos puede llevar a presentar problemas tan graves como enfermedades cardíacas y hasta derrames cerebrales.

 

Ver más

Top 10 carbohidratos para corredores

Potasio: indispensable en toda dieta runner

Come sin culpa: recetas de postres light

 

La razón por la que el chocolate negro es más recomendable se debe a que contiene menos leche, menos azúcar procesado y menos aditivos. Además de un porcentaje de cacao más elevado, en comparación con otros chocolates. Se recomienda que, como mínimo, contenga 70% de cacao puro.

Lo ideal es conseguir este tipo de chocolates en tiendas orgánicas, o bien revisar muy bien las etiquetas para estar seguros de qué es lo que realmente estamos comiendo.

Un consejo a tener en cuenta: recuerda comer lentamente tu postre y de preferencia no masticarlo: déjalo en tu boca hasta que se derrita. Esto ayudará a tu cerebro a tener sensación de saciedad por más tiempo.

Ahora que sabes que puedes darte un gustito de vez en cuando, disfruta de un delicioso chocolate oscuro cada vez que tu cuerpo lo necesite.

¡Compartir por correo electrónico!