Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

¿Cómo utilizar (bien) los geles?

Los geles son suplementos alimenticios para quienes realizan actividades físicas fuertes o prolongadas, tienen un alto contenido en carbohidratos y aminoácidos y sirven para proveernos de energía de manera rápida y eficaz. Es decir, de alguna manera son utilizados como combustible mientras corremos.

La glucosa (glucógeno) es la fuente de donde nuestro cuerpo extrae la energía necesaria para moverse; ésta es almacenada en los músculos y es de uso local. Eso significa que sirve, únicamente, para el músculo donde se deposita y no puede transferirse, más allá de que uno esté activo y el otro no.

De geles y gomitas, combustibles esenciales

Es entonces que entran en acción los geles y las “gomitas”. Ambos sirven para que no nos falte energía o tengamos suficiente combustible mientras completamos una carrera larga. Pero no es tan sencillo como tomártelo y ya; para que estos geles se conviertan en energía dentro de nuestro cuerpo, hay que ingerirlos con cuidado y con sus respectivos procedimientos. Aquí te decimos como:

1. Siempre pruébalos durante tus entrenamientos. Cuando estamos entrenando para cualquier carrera, sobre todo para un maratón, es súper importante que pruebes todo, desde la ropa hasta estos suplementos ¿Por qué? Necesitas acostumbrar a tu estómago a recibir este tipo de alimentos y a tu cuerpo a asimilarlos de manera adecuada. La mayoría de los corredores, cuando usan geles por primera vez, suelen tener dificultades digestivas, vómitos y diarrea. Existen muchas marcas de geles, desde los orgánicos hasta los muy sintéticos. Trata de probarlos todos para que veas cuál es la mejor opción para tu cuerpo.

2. Tómalo siempre con agua. No utilices bebidas isotónicas pues ambos suplementos contienen carbohidratos, lo cual provocará que tengas demasiado de estos en el cuerpo y sufras molestias estomacales, además de que no los aprovechará tu organismo para nada. Nunca los ingieras sin agua pues, si lo haces, los geles tardarán mucho tiempo en ser digeridos y no obtendrás el beneficio que estás buscando.

3. Úsalo sólo en distancias largas. Es muy recomendado que lo uses así, ya que es cuando realmente necesitamos tener más glucosa y aminoácidos. Si lo llegas a ingerir en distancias más cortas, puedes estar dando a tu cuerpo demasiados suplementos que no usarás y consumir calorías innecesarias.

4. Planea una estrategia de consumo. Los geles necesitan ser digeridos por nuestro cuerpo para que hagan la función que requerimos; la tasa de absorción promedio en los atletas es aproximadamente de 15 minutos, por lo cual deberás checar en tus entrenamientos en qué momento necesitas tomarte el gel, para que no te sientas débil durante el trayecto. Por ejemplo: en un maratón puedes dividirlo en segmentos de 7 kilómetros. Por lo tanto, tomarás geles en los kilómetros 7, 14, 21, 28 y 35. Según tu cuerpo y tu reacción, puedes tomarte un gel completo o la mitad de uno.

5. Recuerda que no por consumir más de un gel a la vez, vas a mejorar tu rendimiento. Por ello, es importante que permitas que tu cuerpo los procese bien y absorba lo que necesites. Es muy importante que dejes pasar entre 45 y 50 minutos entre una toma y otra.

Ahora que ya sabes para qué sirven y cómo se deben tomar, ¡comienza a hacer tu estrategia de carrera para tu siguiente reto!

¡Compartir por correo electrónico!