Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

¿Pueden los dulces ser una opción en tus distancias?

Quienes corremos distancias sabemos que nuestro cuerpo necesitará gasolina extra para poder soportar los kilómetros. Está comprobado que después de 60 minutos debemos ingerir alimentos que no solamente nos brinden energía, sino que nos den los carbohidratos y la glucosa que necesitamos para no forzar tanto nuestra máquina.

Cuando llegamos a ese punto donde comenzamos a preguntarnos cosas como “¿realmente estoy seguro de querer continuar?”, o “¿en el fondo soy un masoquista sin control que debo llevarme al límite?”, o “¿simplemente estoy loco y no sé lo que hago…?” Ése es el momento en que nuestro cuerpo está pidiendo ayuda.

No te espantes, esto es una fase natural y normal del entrenamiento y de la competencia, nuestro cerebro comienza a desvariar un poco y esto se debe a que ya estamos bajos de glucosa. Para combatirlo, muchos deportistas están acostumbrados a ingerir geles, gomitas, barras, etc, que contienen el nivel de glucosa, electrolitos y carbohidratos necesarios; pero no a todos nos caen bien esos suplementos. Es entonces que comenzamos con la disyuntiva: ¿podemos cambiar estos suplementos por otra cosa, como dulces comunes y corrientes, por ejemplo?

En un estudio de The Journal of Strength and Conditioning Research, se explica que puede ser una decisión no muy acertada, ya que el azúcar que proviene de los dulces puede ser absorbida de diferentes formas por nuestro cuerpo, generando la mayoría de las veces un estrés intestinal innecesario y haciendo que nuestro rendimiento disminuya.

La comida o snacks deportivos proveen a nuestro cuerpo diferentes tipos de glucosa y carbohidratos, que son absorbidos de tal manera que lo transformamos en energía para la actividad física que estamos realizando. Además, estos suplementos deportivos contienen cierto tipo de electrolitos (como sodio, magnesio o potasio), que los dulces no contienen. Podemos sentir un rush momentáneo si comemos dulces, pero no nos aportará la energía suficiente para lograr nuestro objetivo y, eventualmente, desistiremos de la prueba.

 

Ver más

Aprende a distribuir los nutrientes en tu día a día

Flexitarianismo, una forma saludable de comer carne

Smoothies energizantes para cada día de la semana

 

A día de hoy no existe ninguna empresa de dulces que haga sus productos pensando en que pueden servir a los atletas. Así que si piensas comer alguna clase de golosina mientras corres, debes saber que los ingredientes que contienen, como los colorantes artificiales, conservadores, etc, pueden traerte graves consecuencias, como hacer que tu cuerpo colapse.

Pero no todo es malo. Si eres un corredor acostumbrado a comer dulces y has tenido buena suerte porque tu cuerpo los acepta y recibe justo lo que necesita, está bien. Sólo asegúrate de leer los ingredientes que contiene, para corroborar que no hay nada que pueda causarte daño. Las recomendaciones de los expertos, para este tipo de casos, es que busques dulces que no tengan grasa (fat free), para evitar que tus intestinos sufran de estrés. Muchos corredores prefieren llevar bolsitas de miel de abeja para ir tomando conforme su cuerpo les vaya pidiendo.

Para corredores de distancias cortas (máximo 10K), no es necesario tomar ningún tipo de suplemento. De hecho, puedes intentar hacer buches con una bebida isotónica, y con esa pequeña probada de azúcar obtendrás la energía suficiente para terminar tu carrera.

Para carreras medianas (entre 15 y 21K), deberás consumir en promedio de unos 30 a 60 gramos de carbohidratos por hora. En este caso, podrías usar gomitas de sabores, pastillas de azúcar, viboritas de goma, si olvidarnos de tomar agua o bebidas isotónicas.

En distancias más largas, como las que recorren los ultramaratonistas, se pueden consumir ciertos chocolates, que contienen cacahuate, cajeta y otros ingredientes. En este caso deberán sustituir los electrolitos con alguna bebida isotónica. Además deben tomar en cuenta que la mayor parte de ese tipo de golosinas tienen más grasa y no proveerá la suficiente energía, por lo que tendrán que agregar forzosamente un suplemento deportivo, como geles o gomitas.

Es importante que conozcas la cantidad de carbohidratos que debes consumir, ya que varían entre los 40 y 100 gramos según la distancia que recorrerás, tu edad y la intensidad de tu carrera. Lo recomendado, como lo mencionamos anteriormente, es de 30 a 60 gramos por hora. No fuerces tu cuerpo, escúchalo, dale siempre lo que necesita y procura proveerte de energía de manera inteligente.

 

¡Compartir por correo electrónico!