Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

Proteína: ¿cuál es su función y cómo debo tomarla?

Las proteínas son uno de nuestros suplementos estrella, pues son las responsables de que la recuperación de nuestras fibras musculares sea mayor, y nos ayuda a que el desarrollo de nuestros tejidos sea mejor, sobre todo en esas ocasiones donde tenemos largas sesiones de entrenamiento.

El problema muchas veces es que, aún cuando sabemos para qué sirven, no sabemos exactamente cuál es el mejor momento para consumirlas. Existen diferentes teorías y estudios al respecto del momento ideal para tomarlas. Algunos dicen que tomar un licuado antes de entrenar resulta benéfico para el músculo, sin embargo, si la proteína que estás tomando no contiene aminoácidos, probablemente no te sirva de mucho. Lo que es un hecho es que la mayoría de los deportistas que consumen este suplemento lo hacen después de entrenar, porque piensan que obtienen mayores beneficios. Y no están equivocados: en un estudio realizado en el año 2011 se comprobó que “la proteína post-entrenamiento tiene mejores resultados en el crecimiento muscular”. Lo que es importante recalcar es que debes tomarlas durante la primera hora después de haber terminado de ejercitarte; de no hacerlo, ya no te va a funcionar. ¿Por qué? Pues se debe a que nuestra ventana anabólica tiene una duración de dos horas una vez terminada la sesión de entrenamiento.

Está comprobado que después de haber entrenado dejamos agotado al músculo y lo que necesita es recuperarse. Para ello, lo más recomendable es nutrirlo de forma inmediata con suplementos protéicos. No debes olvidar que es importante recuperar nuestros depósitos de glucógeno también, por lo que se recomienda tomar una bebida isotónica, algún carbohidrato, como un plátano, y por supuesto tu licuado de proteína.

El licuado de proteína se recomienda tomarlo con agua, pero si de plano el sabor no te termina de gustar y te cuesta trabajo tomarlo, agrégale un poco de leche de almendras (mitad agua y mitad leche de almendras) y verás que tanto la textura como el sabor mejorarán notablemente. Si eres corredor, no se recomienda tomar con leche, ya que los lácteos son demasiado pesados para nuestro estómago, además de que ralentiza el metabolismo.

Recuerda que no todo el aporte de proteínas viene de suplementos: debemos alimentarnos adecuadamente y consumir alimentos ricos en proteínas como el salmón, la carne, los vegetales, etc, con el objetivo de obtener un buen desarrollo muscular. Estas proteínas naturales no son de rápida absorción, es por ello que se recomienda llevar una dieta saludable y tomar los suplementos antes mencionados (licuados, polvos, etc) después de entrenar.

No olvides que para nosotros que hacemos ejercicio de manera cotidiana, es importante tener presente el aporte de proteínas en nuestra alimentación diaria, para conseguir una acumulación en el organismo, ayudándonos a mejorar nuestro rendimiento y por consecuencia, nuestros resultados. Consume tus suplementos en el momento adecuado y notarás cambios inmediatos en tu rendimiento.

¡Compartir por correo electrónico!