Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

¿Por qué duele?

¿Por qué duele?
Señale el lugar donde le duele y le indicaremos cuáles son los posibles diagnósticos, cómo tratarlo, cómo fortalecer la zona y una serie de consejos para aliviarlo. Así, volverá a los entrenamientos como nuevo.

1 2 3 4 5
1 2 3 4 5 6

Lumbalgia

30 de marzo de 2016 por Activo ¿Por qué duele?

Correr con mala postura, sufrir exceso de peso y entrenar sin ser supervisado por un profesional puede generar fuertes dolores en la zona lumbar.

Causas

• Mala postura para correr o en la vida diaria, por ejemplo
postura incorrecta frente a la computadora.
• Sobrepeso. La gordura y la  acidez abdominal hacen que se
pierda el equilibrio.
• Usar el calzado inadecuado para entrenar en montaña o asfalto.
• Rodillas desalineadas. Tener pie plano o las piernas arqueadas.
• Sufrir problemas de columna como escoliosis, hiperlordosis o
hipercifosis.
• Inflamación o desorden articular en la columna vertebral.
• Sufrir estrés, depresión o demasiada tensión.

Síntomas

• Dolor lumbar esporádico después de los entrenamientos.
• Dolores continuos en la espalda baja (arriba de la cola) o al
realizar movimientos especí cos.
• Dolor agudo y repentino que impide el movimiento.
• Distensión y espasmos que afectan a la cola y a las piernas.
• Sensación de rigidez y hormigueo desde la cintura hasta los pies.

Lumbalgia
Musculatura lumbar

Tratamiento

• Medicación según prescripción médica para tratar el dolor.
• Reposo. Sólo se pueden realizar actividades suaves.
• Kinesiología para promover la recuperación.
• Fortalecimiento de la zona supervisado por un profesional.
• Estiramientos y actividades leves como natación, caminatas y
salidas en bici.

Prevención
Postura correcta:

• Para correr – cabeza erguida, cuello relajado, hombros y columna
rectos, tronco levemente inclinado, brazos formando un ángulo
de 90°, puños levemente cerrados, mentón paralelo al piso
manteniendo la vista hacia adelante.
• Para trabajar – mantener la espalda derecha y las piernas bien
apoyadas en el piso.
• No cargar o empujar objetos pesados.

Otros consejos:

• Mantener el peso correcto.
• Fortalecer la zona lumbar con trabajos de abdominales y lumbares.
• Realizar una elongación completa después de los entrenamientos.

Se calcula que el 80% de las personas adultas sufren dolor de espalda. La Organización Mundial de la Salud afirmó que este problema es una de las principales causas por las cuales la gente deja de trabajar. La lumbalgia se caracteriza por un dolor en la zona baja de la espalda (arriba de la cola) y es producto de un proceso in amatorio que involucra a los músculos encargados de sostener la columna vertebral. Correr genera un fuerte impacto sobre la columna. Por eso se recomienda que los atletas realicen ejercicios de fortalecimiento para los músculos que rodean la espalda.

El fortalecimiento es una de las medidas preventivas más exitosas. ¿Por qué? Porque te ayuda a equilibrar la musculatura, lubrica las articulaciones, bene cia la postura y preserva la salud de la columna.

Una lumbalgia leve puede durar uno o dos días y generalmente el dolor va disminuyendo con ejercicios de rehabilitación y reposo. Si las molestias perduran por varias semanas es necesario consultar a un médico.

¿Cómo aparece?


Un sistema de grupos musculares contrapuestos mantienen el equilibrio y el movimiento del cuerpo. Están ubicados en el tronco, entre el vientre y la espalda. Los llamados músculos lumbares son los que nos permiten estar de pie, correr y levantar peso. Cuando esta zona está poco ejercitada o es sometida a movimientos bruscos o forzados se pueden dañar los músculos y ligamentos que están conectados a los huesos de la columna (vértebras). Como respuesta se pueden generar espasmos, dolor y rigidez en la zona.

El dolor lumbar también está asociado a las vértebras. Los tejidos que están entre los huesos de la columna vertebral se denominan discos intervertebrales. Estos discos están formados por una textura blanda similar a la de un gel. El disco intervertebral crea una articulación entre cada uno de los huesos de la columna que permite los movimientos de la espalda. Cuando el revestimiento exterior que rodea a estos discos se desgarra, el centro blando puede sobresalir causando una hernia de disco. Ante esta lesión hay que hacer reposo y consultar a un médico de inmediato.

¡Compartir por correo electrónico!