Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

Cómo cuidar tus tenis de running

Para nosotros los corredores, los zapatos para correr son nuestra principal herramienta, ya que gracias a ellos podemos correr protegidos y libres de lesiones. Muchas veces invertimos no sólo tiempo en la selección del mejor calzado, sino también mucho dinero en ello. Es por ello que queremos enseñarte algunos tips para que tus tenis tenga una vida útil más larga y, lo más importante, que no pierda sus propiedades.

  1. No sólo por cuidado, también por higiene, cuando termines de entrenar es muy importante que tu calzado se ventile. Déjalos en un lugar ventilado, fresco y procura que no les dé el sol.
  2. Para limpiar tu calzado, puedes utilizar también un paño húmedo y usa siempre agua fría. Es muy importante que le retires las plantillas, que los laves por separado y los dejes secar a la sombra.
  3. Si tu entrenamiento fue en montaña, seguramente terminarás lleno de lodo. Para esto recomendamos que limpies tus tenis con un cepillo que logre sacar hasta el polvo más fino de tu calzado.
  4. Si tus tenis tienen demasiada humedad (ya sea por sudor o por agua), jamás intentes secarlos con un secador de pelo, ni en la secadora de ropa, ni tampoco a la luz del sol. Al exponer tus tenis al calor, corres el riesgo de que se deformen e, incluso, que se deterioren al despegarse las piezas que están unidas por medio de termodifusión o vulcanizado.

 

Ver más

Abbott WMM anuncia que habrá tres majors más

Adidas lanza tenis hechos a partir de residuos plásticos

El Forrest Gump real corre 9 mil kms en Estados Unidos

 

Todo corredor debe saber que nuestro calzado tiene un tiempo de vida y cuando lo usas muy seguido, las propiedades y tecnología que tiene comienzan a perder efecto. Por ejemplo: la amortiguación no es la misma y tus rodillas pueden comenzar a sentir los rezagos de las distancias. Por esta razón, necesitas reemplazarlas cada determinado tiempo o cuando hayas alcanzado el kilometraje máximo. Recuerda: la mayoría de las marcas, recomiendan cambiar el calzado al alcanzar los 800 kms.

¡Compartir por correo electrónico!