Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

Cómo elegir tu primera maratón: recorrido, clima y transición

“Si quieres correr, corre una milla. Si quieres experimentar una vida diferente, corre una maratón”. La frase de Emil Zatopek, el único atleta que ganó los 5000 y 10.000 metros y la maratón en una misma edición de los Juegos Olímpicos, ayuda a explicar cómo la maratón puede ser vista como una bisagra en la trayectoria de los corredores. Si no sabes cómo elegir tu primera maratón, te ayudamos.

Además de prepararse física y emocionalmente, definir cuál será la maratón de debut depende de una serie de factores. Detalles del recorrido, cuestiones climáticas y ajustes de volumen de entrenamiento deben estudiarse minuciosamente antes de cerrar tu inscripción en unos 42K.

Todo debe hacerse con cierta antecedencia –para quien ya entrena, mínimo de 18 a 20 semanas antes de la carrera– para que la prueba no se transforme en un trauma para el corredor.

Más que un peligro para el cuerpo del maratonista debutante, saltar etapas puede acarrear efectos psicológicos negativos, alejando a la persona del deporte. Te traemos, aquí debajo, los aspectos que tienes que considerar antes de elegir tu primera maratón:

Evita una maratón muy compleja

El primer paso para quien está entrando en el mundo de las maratones es huir de las pruebas que se consideran complicadas entre los maratonistas experimentados. Oír los relatos de quien tiene más rodaje en el mundo del running es útil para escapar de posibles “trampas”.

Trechos de pura subida y túneles con altas temperaturas castigan el físico de quien aún no dominó completamente los 42.

“Siempre pido para mis alumnos que repasen atentamente los detalles de la carrera. No está bueno elegir una prueba muy compleja para empezar, con subidas y calor, por ejemplo. Son algunos puntos para tener en cuenta”, dijo el entrenador Lucas Santos, del equipo Lobo.

 

Ver más

Bolt, de fiesta una noche antes de la carrera, según The Sun

Corrió una maratón llevando a sus tres hijos y entró en el Guinness

Burundi: el misterio de la nación africana donde está prohibido correr

 

La transición hacia la maratón

“Quien quiere hacer una maratón precisa pasar por otras pruebas para ganar experiencia. La gran dificultad de no hacer esa transición correctamente es saber calibrar los entrenamientos para la prueba. Quien va directamente hasta los 42K sin hacer ninguna otra carrera antes va a tener que hacer todo al tanteo. Por más que se simule en los entrenamientos e intentes seguir un ritmo de prueba, no es lo mismo. Lo ideal es hacer varias carreras de 21K antes”, agregó Santos.

La nutricionista Klara Rahmann adoptó un criterio de elección poco común en su primera maratón, en 2012: quería unir deporte y turismo, por lo que buscó una prueba que se disputara en la época de su cumpleaños. “Quería celebrarlo así”, dijo entre risas.

Con nueve maratones en su currículum, ahora reconoce que se precipitó a la hora de establecer el parámetro. “Estaba entrenando, pero no corrí todo el volumen que necesitaba. El primer tip que les doy es planear con tiempo para conseguir ajustar sus entrenamientos”, contó.

Cómo no desmotivarse después de la primera maratón

“Hay gente que desea tanto un objetivo que, cuando lo alcanza, pierde todo el sentido. En la jerga, se usa una analogía interesante: ‘El perro corre atrás de la rueda del auto hasta que, cuando la alcanza, no sabe qué hacer con ella'”, comparó el entrenador Waldemar Ribeiro, de la asesoría Deluka.

En ciertos casos, la sensación del deber cumplido, una de las grandes recompensas de una carrera de larga duración, puede transformarse en otra percepción: un ciclo que llegó a su fin. 

Eso sucede porque, para una gran parte de los practicantes, ya no hay grandes desafíos tras completar los 42 kilómetros. Los 5, 10, 15 y 21K quedaron atrás. Cuando se “alcanza el techo” –a pesar de que los ultramaratonistas pueden desmentir esto–, las metas pueden tomar nuevos rumbos. 

Presentar nuevas metas es una de las formas que los entrenadores encuentran para que la desmotivación no alcance a sus alumnos. Mejorar los tiempos, correr largas distancias sintiéndose mejor y ganar velocidad son algunas de las estrategias para que no abandonen el barco del running.

Presentar nuevas metas a los alumnos es una de las formas que los entrenadores encuentran para que la desmotivación no alcance a las personas que asesora. Mejorar los tiempo, correr largas distancias de manera más cómoda y ganar velocidad son algunas de las estrategias para que no abandonen el barco.

 

*Este artículo fue originalmente publicado en Ativo Brasil

¡Compartir por correo electrónico!