Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

La realidad de las bebidas deportivas

Existe una gran variedad de bebidas isotónicas o deportivas (como prefieran llamarlas), y muchos mitos tanto positivos como negativos, alrededor de ellas. Pero ¿cuáles de todas las cosas que has oído son reales? Aquí te lo explicamos.

1. No todas son iguales. Con la cantidad de marcas que existen hoy en día, lo más importante que debes hacer es leer las etiquetas, para que verifiques cuál realmente te va a rehidratar y a regresarte los minerales perdidos, y cuales no. Checa muy bien que deben contener vitaminas y revisa las calorías que contiene, recuerda que existen versiones light.

2. Son mejores que el agua. Cierto es que el agua es buena para saciar la sed, sin embargo no es un buen hidratante, ya que cuando sudas, no sólo pierdes agua, también pierdes minerales, sodio y electrolitos. Las bebidas deportivas contienen todo eso y además están vitaminadas, lo que te ayuda no sólo a saciar la sed, sino también a rehidratar y recuperar lo que tu cuerpo perdió durante el ejercicio.

3. Contienen azúcar. Sí tienen azúcar, pero no más de la que tu cuerpo necesita. Cuando entrenamos, necesitamos energía extra, estas bebidas contienen azúcar que se transforma en energía al momento de consumirla. Así que no dudes en darle un buen trago cuando sientas que estás un poco fatigado.

4. Pueden ser tomadas por niños. Si tienes hijos que son pequeños atletas o son muy activos, hidrátalos con esta clase de bebidas, pues por los ingredientes que contienen los ayudarán a mantenerse y sentirse frescos y disminuirá el riesgo de que tengan un golpe de calor. Recuerda que los pequeños suelen tener la temperatura corporal más alta que un adulto y fácilmente pueden sentirse sofocados. Con estas bebidas esto no pasará.

5. Son para todo tipo de entrenamiento. Se tiene la creencia de que las bebidas deportivas se deben ingerir únicamente cuando tenemos una actividad súper intensa. Eso es incorrecto, ya que cada cuerpo es diferente. Existen personas que con un trote ligero comienzan a sudar en exceso y hay personas que requieren de mayor intensidad de ejercicio para comenzar a sudar. Así que como puedes ver, no importa si eres un atleta principiante o de alto rendimiento o si estás haciendo una actividad intensa o no, si tu cuerpo necesita rehidratarse y mantenerse fresco, escúchalo y hazle caso.

6. No sustituye ningún alimento. Algunas personas creen que las bebidas isotónicas reemplazan la comida que debes tener después de entrenar, esto es incorrecto. Siempre que termines una sesión de entrenamiento, ingiere tu porción de proteína y haz la comida, desayuno o cena que te corresponda.

Con toda esta información ya no deberás tener dudas sobre las bebidas isotónicas, así que dale a tu cuerpo lo que necesita e hidrátalo adecuadamente.

¡Compartir por correo electrónico!