Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Entrenar frente al espejo: ¿mejora o empeora nuestro desempeño?

La imagen se repite. Cientos de personas entrenando con un instructor que les indica el movimiento adecuado o la cantidad de peso correcto para realizar determinado ejercicio. Esto, acompañado por una gran cantidad de espejos. Sí, en todos los gimnasios hay espejos. Pero, ¿ayudan de alguna manera? ¿Es útil entrenar frente al espejo durante las sesiones o es sólo una búsqueda de ego o autoestima?

Un estudio publicado en Plos One, realizado por Israel Halperin, apunta a este interrogante. Halperin y sus colegas del Instituto Australiano del Deporte se enfocaron en investigar el efecto del espejo durante la práctica deportiva. 

 

Ver más

Entrenamiento militar: la nueva opción de los atletas de élite

¿Quieres entrenar como Cristiano Ronaldo?

10 pasos para quemar grasa abdominal

 

Israel Halperin y sus colegas basaron su estudio teniendo en cuenta las siguientes premisas: enfoque externo y enfoque interno. Para poder entender todo esto, primero debemos explicar a qué nos referimos con los conceptos mencionados.

Enfoque externo e interno

El enfoque externo está centrado en cómo los movimientos afectan el ambiente. Mientras que el enfoque interno supone que el punto de atención está en la forma específica del cuerpo, más orientado al accionar de los músculos.

El profesor Halperin, junto a sus colegas, empezaron la prueba testando a 28 participantes. Ellos completaron una serie de ejercicios. Una sucesión implicó sólo flexionar el codo y dejarlo tan tenso como les fuera posible, mientras que en la otra tenían que saltar todo lo alto que pudieran.

Los voluntarios completaron las actividades cuatro veces. Para ello, también se les pidió tener en cuenta las siguientes condiciones:

  • Interna. Realizar el ejercicio con la mayor cantidad de fuerza y rapidez posible.
  • Externa. Igual que la anterior, mientras se tira de una correa bajo la misma premisa de velocidad y fuerza.
  • Neutra. Igual que la anterior, pero sin instrucciones.
  • Espejo. Igual que la primera, pero mirándose al espejo.

La conclusión general del estudio demostró que el uso del espejo no varió demasiado, pues no se advirtió ninguna variación contundente cuando fue empleado.

Quizá existan otros tipos de entrenamientos en los que sí se necesite observar el reflejo de uno, pero según el experimento, el tema principal es el enfoque externo o interno.

¡Compartir por correo electrónico!