Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Columna: el corredor que no corre

Foto:Corredora sentada

En estas más de dos décadas de corredor, me lesioné muy poco. Eso sí, cuando vinieron las lesiones y sus dolores, tardé meses para recuperarme. 

Temidas por los corredores, las lesiones crecen casi en la misma proporción en la que aumentan los adeptos al running.

Por la inexperiencia, los nuevos practicantes queman etapas de preparación y acumulan kilómetros de forma precoz, corren demasiadas carreras y no descansan todo lo que deben.

Tal actitud sólo lleva a un atajo irremediable hacia el surgimiento de lesiones.

Sí, puedes lesionarte feo con una simple torcedura de tobillo al correr, que, además, es la causa campeona registrada en las principales clínicas de rehabilitación.

No importa el motivo, el veredicto del médico viene siempre acompañado de la clásica pregunta: “Pero, ¿no puedo correr ni un kilómetro?”

Con suerte, dependiendo de la gravedad de la lesión, el corredor podrá practicar actividades de bajo impacto, como deep running, ciclismo, natación o hasta una caminata en tierra y pasto.

 

Ver más

Una oda a correr con racer

9 verdades y 1 mentira sobre el running

14 cosas del running que nunca voy a entender

 

El corredor que no corre, ayuda

En caso de que sea off total, o sea, abstención completa de la actividad física, tengo una estrategia bien particular, que adopté casi todas las veces que tuve que estar sedentario.

Me levantaba, me ponía la ropa de corredor e iba a los entrenamientos o carreras, sólo que no hacía nada. Me quedaba en los puntos de apoyo incentivando a mis compañeros, distribuyendo agua y, a veces, hacía algún ejercicio que me fuera permitido.

Una o dos veces por semana era lo suficiente para que el contacto con el ambiente de las carreras de asfalto permaneciera vivo.

Yo era el corredor que no corría, pero sólo de estar entre amigos me hacía sentir como que había entrenado, con la misma alegría y bienestar que algunos kilómetros son capaces de proporcionar.

¡Les garantizo que ese pequeño truco es mucho mejor que quedarse en casa reclamando porque no puedes correr!

*Columna escrita por Harry Thomas, periodista brasileño especializado en carreras de calle

¡Compartir por correo electrónico!