Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Correr en la caminadora tiene sus ventajas

Para los runners, correr al aire libre es mejor que correr en la caminadora, porque esta manera permite acostumbrarnos a los agentes propios de la naturaleza y el clima que normalmente afrontamos en una competencia.

Sin embargo, mientras muchos expertos dicen que correr afuera proporciona un entrenamiento más eficaz, correr en la caminadora también puede ser bueno para tu formación como atleta.

Checa estos beneficios de correr en la caminadora:

Es mejor para tus articulaciones

  • La superficie de la cinta es menos rígida que el asfalto. Tus rodillas, caderas y tobillos sufren menos impacto al caer contra la cinta en comparación con el suelo. Por esto, recuerda siempre cuando salgas a entrenar al aire libre correr en la medida de lo posible sobre pasto o tierra.

 

Ver más

¿Un vicio? Descubre por qué correr da tanto placer

Correr ayuda a mantener la atención por más tiempo

Planilla de entrenamiento: de cero a tus primeros 10K

 

Puedes parar cuando quieres

  • Si corres en la caminadora del gimnasio puedes parar en medio del entrenamiento en caso de que lo necesites. Si lo haces por la calle y necesitas parar por cualquier motivo (dolores, molestias, fatiga) puede que te encuentres con un largo camino a casa.

Más control

  • Puedes ajustar la velocidad y la inclinación. Esto puede ayudarte a tener más en claro cómo fue tu entrenamiento del día. Incluso puedes realizar trabajos de cambios de ritmo, cuestas o incluso simular intervalos.

Sin tráfico

  • En la caminadora no necesitas preocuparte por la presencia de perros, autos, baches, mal tiempo y barrios inseguros, entre otros. Quizás entrenando en la cinta te sientas más seguro. Otra ventaja es que puedes entrenar con música sin necesidad de escuchar lo que pasa a tu alrededor. En la calle, se aconseja correr con el volumen no tan alto, para escuchar los claxons de los autos u otras señales de alerta.

Pero, cuidado… A pesar de todos estos beneficios, correr por la calle te obliga a hacerte más fuerte psicológicamente para enfrentar una carrera. Si entrenas siempre en el gimnasio, seguramente te costará más sentirte seguro en una carrera de calle, sobre todo si es de larga distancia.

Por eso, en todo caso lo ideal es alternar entre ambos tipos de entrenamiento, y utilizar la cinta para casos como días con mal clima o cuando los horarios se complican.

¡Compartir por correo electrónico!