Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

Third Salute: Puma conmemora el gesto histórico de México 68

Foto:Third Salute, el gesto político que brilló en México 68

En los Juegos Olímpicos de México 68 se dio un inusitado gesto político que le costó caro a los atletas que lo esgrimieron.

Hace 50 años las cosas eran muy diferentes. El racismo sigue existiendo, no hay duda. Como tampoco hay duda de que algunas sociedades están avanzando hacia un sistema más justo e igualitario.

Pero en 1968 los derechos civiles para la población afroamericana en Estados Unidos eran pisoteados permanentemente. Y esa fue la realidad que quisieron exponer los atletas Tommie Smith y John Carlos cuando alcanzaron el podio en los 200 metros (con récord del mundo para Smith).

 

Ver más

Política y deporte: ¿por qué algunos están quemando sus tenis Nike?

Juntas, imparables: el spot feminista de Nike que da la vuelta al mundo

Lo condenaron a seis meses de cárcel por vestirse de forma polémica para correr

 

México 68: un antes y un después

En medio de un clima de tensión social, cuyo clímax culminó en la infelizmente famosa matanza de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, se celebraron los Juegos de México 68. Ese evento deportivo marcó un antes y un después en muchos sentidos, trastocando los destinos de muchas personas.

Allí, esquivando la corrección política del Comité Olímpico Internacional (que más que corrección pretende la ausencia de manifestaciones políticas), los dos atletas norteamericanos levantaron el puño, en el que llevaban un guante negro, haciendo alusión al clásico saludo de los Panteras Negras.

Además iban descalzos, en referencia a sus hermanos pobres que cosechaban algodón. En la otra mano, llevaban su calzado Puma.

El hecho les costó carísimo, ya que recibieron reprimendas y fueron condenados al ostracismo. Eliminados del atletismo, les costó mucho conseguir trabajo, y esta maldición se extendió al otro atleta del podio, el australiano Peter Norman, quien también apoyó la causa de los otros dos atletas.

Norman jamás fue indultado, y ni siquiera lo invitaron a ser parte de los Juegos Olímpicos que, muchos años más tarde, se celebraron en Sidney, Australia, en el año 2000. Cuando murió, Smith y Carlos viajaron a Melbourne y llevaron el féretro en el funeral.

La reivindicación

Aquel rechazo inicial que generaron los atletas en las altas esferas, incluyendo a los directivos de Puma que tampoco los apoyaron, fue cambiando con el correr de los años.

Hoy su gesto es uno de los más emblemáticos de la historia olímpica y demuestra el poder que tiene un deportista al transmitir un mensaje en un evento de estas características.

Este año, Puma lanzó una colección en homenaje a Smith: Power Thru Peace. Además, comenzó una campaña en redes sociales para multiplicar el célebre saludo.

En ella, se propone a quien quiera sumarse que suba una foto con el puño en alto y, por cada foto, la compañía donará un dólar a la American Civil Liberties Union, una organización que defiende los derechos individuales y las libertades civiles en Estados Unidos.

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!