Recibe nuestra newsletter y entérate de todo en el mundo del deporte

PUBLICIDADE

La dura historia de Gabe Grunewald, la atleta que dice adiós tras 10 años de lucha contra el cáncer

Foto:Gabe Grunewald se despide

En atletas.info, ya publicamos varias historias de atletas (amateurs y profesionales) que consiguen vencer enfermedades y hasta le dan una vuelta a diferentes obstáculos a puro deporte. Sin embargo, esta vez es hora de algo más triste, ya que Gabe Grunewald decidió “tirar la toalla” después de 10 años luchando contra el cáncer.

Gabe Grunewald se despide

Fue su marido, Justin, que es médico y se encargó de buena parte de los cuidados de Gabe, quien el domingo escribió una publicación comentando acerca de la situación, ya que tras vivir dos momentos críticos en escasas horas, la familia trasladó a la atleta a cuidados paliativos. Además, Justin publicó una emotiva carta de despedida.

View this post on Instagram

*** update read whole post *** It breaks my heart to say but overnight Gabriele’s status worsened with worsening liver function causing confusion. Wanting to do her no harm we have made the difficult decision to move her to comfort cares this afternoon. I wanted to let you all know while she is still alive so you can send her one last message here or on her wall or on her phone before she heads up to heaven. I wrote this to her a couple years ago below and wanted to share what she means to me. Dear Gabriele, First, thank you. Thank you so much for showing me what it's like to be and feel alive. It's easy to pass through life day to day and punch a time card wishing away the hours. Currently although I don't always show it, I cherish every second. Whether we are out running, binging on a new Netflix series, or just lying in bed being lazy. Nothing beats the feeling I get when I see your smiling face. I know life is scary and I know we have won the lottery of uncertainty, and it's not fair, but I still choose our life of uncertainly and at times fear, over any alternative option I could think of. I have so much fun with you and have learned more from having you as my best friend and wife than I learned in the rest of my life combined. I know you have been given the heaviest of tasks in life. The task of being brave despite feeling enormous amounts of fear. The task of smiling when your throat wells up with pain and eyes want to fill with tears, but I don't think you were chosen by random chance, and again I know that's not fair but you are so amazing at being you and that's why I feel bravelikegabe is so special. Because there isn't a word in the dictionary for what you do or who you are. Brave flails in comparison to what you are to me and to so many people out there facing the simplest and silliest of struggles in day to day life. At the end of the day people won't remember the PRs run or the teams qualified for but they will remember that hard period in their life where they were losing hope but they found inspiration in a young lady who refuses to give up. I love you ❤️ #bravelikegabe #runningonhope

A post shared by Justin Grunewald (@justingrunewald1) on

Ejemplo de lucha

La vida de Gabe Grunewald se apaga, pero sin dudas seguirá vivo su ejemplo de lucha tenaz para aquellos que estén afectados por cualquier enfermedad.

A los 22 años, a Gabe Grunewald le detectaron carcinoma adenoide quístico en las glándulas salivales. Se trata de un cáncer raro con un alto porcentaje de supervivencia y, a la vez, elevado riesgo de reaparición. De eso se enteró un 10 de abril de 2009; un día después, batió su mejor marca en los 1500 metros y un año después quedó segunda en la misma modalidad en la Universidad de Minnesota.

En 2010, le diagnosticaron cáncer de tiroides, pero no renunció a seguir compitiendo al más alto nivel. Tal es así que terminó cuarta en los Trials de 2012 y, en 2013, su mejor año, batió sus marcas personales en los 800, 1.500 y 3.000 metros.

En 2014, fue campeona estadounidense en los 3.000 metros, lo que le valió la oportunidad de competir al Campeonato del Mundo Indoor en Sopot, Polonia.

Las cosas buenas de la vida

“Cuando me diagnosticaron de cáncer por primera vez, intenté priorizar las cosas de vida que me gustaban y, por eso, quise centrarme en ser tan buena atleta como pudiera”, dijo después de clasificarse al Mundial.

“Antes del cáncer era una corredora universitaria más o menos decente, pero estaba muy lejos del nivel profesional en el que estoy ahora”, agregó.

En 2016, luego de intentar sin éxito su clasificación a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil, le descubrieron un tumor cancerígeno en su hígado, resultado de la metástasis del carcinoma adenoide quístico.

Tras perder la mitad de su hígado para eliminar el tumor, Gabe Grunewald pensó que la pesadilla había terminado, pero esa cuarta carrera contra el cáncer fue la última para ella, que tras 10 años de lucha y habiéndose convertido en una destacada profesional en el medio comienza a despedirse de este mundo como un gran ejemplo de tenacidad.

Ver más

Acepta el reto, supera las lesiones

Corredor ciego hará la Maratón de Nueva York sin la ayuda de un guía

De la oscuridad al triatlón: quedó ciego tras un asalto y se prepara para un Ironman

excluir cat: , desativa sempre post: nao, ativa sempre post: nao
¡Compartir por correo electrónico!